Río Grande, martes, 23 de abril de 2019

Eposto desbocado: El secretario de Seguridad admitió haberle cedido la casa a la hija de Moya

El secretario de Seguridad de la provincia, Javier Eposto, se refirió a la prueba que presentó la defensa del Intendente Gustavo Melella en la causa dónde se investigan presunto abuso sexual del Intendente. En dicha prueba se menciona que Eposto habilitó el ingreso de la hija de uno de los testigos contra Melella a ocupar una casa de servicio que era ocupada por el Ministro Jefe de Gabinete, Leonardo Gorbacz.
Eposto desbocado: El secretario de Seguridad admitió haberle cedido la casa a la hija de Moya

 Río grande.- (7 Feb. 2019) En declaraciones a FM Aire Libre Eposto se defendió diciendo que en el marco de dicha causa “el primero que fue acusado fue Vázquez (en referencia al Ministro de Obras Públicas), después atacaron a Gorbacz (en referencia al Ministro Jefe de Gabinete)  y siguieron con que todo esto era una operación política de la gobernadora Rosana Bertone).

Aunque se mostró dispuesto a hablar y “contar lo que puedo contar porque voy a contar muchísimo más en la Justicia y me voy a reservar para hablar muchísimo más en la Justicia” advirtió.

Y a renglón seguido reconoció que “conozco al señor Moya que es un policía retirado que fue chófer y custodio personal del Intendente y lo conozco por pedido del señor Intendente” aseguró para luego recordar lo ocurrido “en julio del 2018 cuando detectamos a tres personas en el Albergue Municipal que eran tres delincuentes y vino la policía de la provincia de Buenos Aires y se llevó a un chico de 19 años que tenía pedido de captura y los otros dos tenían antecedentes complicadísimos”, y reveló que “en el momento de la investigación esta gente había dicho que venía a trabajar para el intendente Gustavo Melella y que venía a trabajar para la campaña”.

Sin embargo “yo en lugar de salir a despotricar o a contarles a todos y como entendía que la imagen y la investidura del Intendente había que cuidarla me acerqué al Intendente porque me preocupaba mucho el hecho de traer gente con antecedentes de delincuencia a la ciudad de Río Grande”.

Por lo tanto relató que se reunió con el Intendente de Río Grande “el 12 de julio del 2018 lo fui a ver a su despacho y le plantee que no era lo correcto y que no creía que tener que traer delincuentes a la provincia nos iba a servir” y aseguró que “al principio me lo negó y luego me dijo que el Piojo Daldi lo metía en muchos quilombos, que le traía gente del norte para hacer cosas acá”.

Por lo que “él se comprometió a ayudarme en materia de seguridad, se hizo una charla amena, bajamos todo y en ese momento me pregunta si lo conozco a Moya y yo le respondo que sí porque he sido instructor de la policía de la provincia y le he dado cursos a muchos de ellos y a Hugo lo conocía y sabía que había sido chófer del Intendente” por lo que “el (por el intendente), me comenzó a comentar que tenía internas entre Moya y Díaz y que se sentía amedrentado por Moya y me pidió si lo podía contener”.

Por lo tanto “allí terminó la reunión, yo con el compromiso de hablar con Moya, tratar de contenerlo porque él lo iba a echar y el con el compromiso de no traer más gente del norte para hacerme cachivache en la provincia”.

Esposto también se defendió al decir que “el error está en confiar, en tener un poco de códigos, creer en el Intendente y ahí quizás le tengo que pedir disculpas a la sociedad que no fui claro desde el primer momento, yo entendía que lo ideal era ir y hablar con el Intendente”.

Y siguió relatando que tras la reunión con el Intendente “hablé con Moya, contuve a Moya y me hago cargo” y aseguró que el acta que se divulgó esta semana “esta desde el 28 de diciembre en una Comisaría y nadie dio la orden de borrar eso o sacar eso porque uno tiene el culo limpio (sic) y uno trabajó de buena fe” dijo.

El secretario de Seguridad de la Provincia pidió que “el Intendente se haga cargo también y que diga cómo fue la reunión, yo lo conozco a Moya y que se haga cargo el Intendente también y que también que se haga cargo de los audios que hizo el, es decir, el tipo me llama, hacemos un pacto y ahora sale y me prende fuego y su gente me prende fuego”.

Y con relación a la casa que se le entregó a la hija de Hugo Moya, Eposto señaló que “el problema era que tenía un problema importante que no voy a dar a la luz porque tengo códigos y hoy está viviendo en la vivienda de servicio que yo ocupaba cuando venía a Río Grande”.

Finalmente reclamó “un careo con el Intendente” advirtiendo que “tengo mucho para hablar en la justicia porque me duele lo que el Intendente hizo conmigo hoy” (en relación al Acta que se presentó por parte de la defensa del Intendente Melella), también pidió “entregar los celulares porque no tengo nada que esconder”. 

« volver

Atención:Tu navegador es muy viejo. Para visualizar correctamente esta página necesitas Google Chrome ó la última versión de Internet Explorer