Río Grande, lunes, 22 de abril de 2019

Seguridad ciudadana. Río Grande fue pionera pero tiene el sistema abandonado

En el 2011 se sancionó la Ordenanza por la cual se creó la "Coordinación de Prevención y Protección Ciudadana" y el sistema de monitoreo en el ámbito del Municipio de Río Grande. Hoy no se sabe si hay un funcionario designado en dicho ámbito o sí existe el área. Lo cierto es que la administración municipal fue dejando de lado este aspecto de la seguridad quizás para ocuparse de temas que desde hace años esperan solución.
Seguridad ciudadana. Río Grande fue pionera pero tiene el sistema abandonado

 RIO GRANDE.- (5 set. 2016) En el mundo y en gran parte del país las cámaras de seguridad cumplen la tarea de prevenir y resolver delitos. La ciudad de Río Grande, como también Ushuaia y Tolhuin, desprecian esta herramienta tecnológica. De las tres ciudades, sin embargo, es Río Grande la que más en falta está en la actualidad. 

En esta materia Río Grande fue pionera ya que en noviembre del 2011 los concejales aprobaron una propuesta que presentó la actual senadora Miriam Boyadjián y se creó en el ámbito de la ciudad de Río Grande, bajo la Ordenanza 2916 la "Coordinación de Prevención y Protección Ciudadana". La iniciativa no se contraponía con la responsabilidad que la policía provincial tiene en la materia sino que respondía a lo establecido en la Carta Orgánica Municipal en el Capítulo II Sobre políticas del Estado Municipal.

En el artículo 4 de la norma  se disponía  el "Sistema integral de monitoreo urbano" y disponía "arbitrar los medios conducentes a la instalación del Sistema Integral de Monitoreo Urbano y/o adecuar las instalaciones actuales que tienen dicha función". 

 

Y vale la pena citar textualmente dicho artículo: "Será objetivo central fortalecer el control activo en la prevención de delitos, accidentes de tránsito y siniestros en general. Las distintas señales de video provenientes de las diversas cámaras que integran el Circuito de Cámaras de Seguridad Urbana ubicadas estratégicamente en distintos puntos del ámbito urbano de la ciudad de Río Grande, permitirán monitorear todas las alternativas que pudiesen acaecer en lugares sensibles a la comisión y/o facilitación del delito, como así también los que tienen que ver con el tránsito automotor fluido y medular; como lo pueden representar los distintos accesos a la ciudad, puentes, centros comerciales, zona bancaria y/o financiera, avenidas y arterias principales, etc. Este sistema también dispondrá de conexión con el sistema de dispositivos de seguimiento satelital (GPS), mediante el cual se controlará los distintos recorridos de la totalidad de los móviles destinados al servicio público de transporte de pasajeros. El sistema de video convergerá en una Base de Datos que permitirá resguardar y almacenar los registros fílmicos en formato digital por un plazo no menor a los dos (2) meses para facilitar un eventual seguimiento y/o estudio por parte de las autoridades competentes".

 

La idea anduvo bien, hay que decirlo, durante un tiempo. Se instalaron algunas cámaras en la zona céntrica, se hicieron acuerdos con la policía y el Gobierno de la provincia y se montó una sala de monitoreo.

Sin embargo todo comenzó a derrumbarse cuando el Intendente Melella promovió un nuevo impuesto que era para fortalecer ese sistema de Monitoreo y prevención que se denominó "Tasa de Seguridad ciudadana". La iniciativa encontró algunos obstáculos en el Concejo y múltiples reproches en la ciudanía, eran las vísperas de un año electoral en el que el Intendente se jugaba la reelección y prefirió archivar la propuesta antes que perder algunos votos. Típico en un país que piensa en mañana y se olvida del año que viene.

Tanto es así que muchos, por no decir la totalidad, de los candidatos a Concejales prometieron reforzar el sistema de seguridad y la presencia de cámaras para monitorear Río Grande  bajo la consigna de "la prevención". Todos discursos que se perdieron al día siguiente de contarse los votos.

 

Así como el reelecto Intendente Melella se olvidó y archivó la "Tasa de Seguridad ciudadana"  también fue dejando de lado el sistema; las cámaras; la prevención; los convenios; la seguridad otros problemas más urgentes ocupan ese espacio, quizás el Pacto Ambiental; la maratón por Malvinas; los objetivos para el centenario de la ciudad, o los problemas aún sin resolución como el tratamiento de la basura; los colectivos; el Estacionamiento Medido o los infinitos lomo de burro para controlar el tránsito.

 

La seguridad ciudadana, hoy ya es un tema del que no se habla a pesar de que la inseguridad ha crecido, las drogas han proliferado; el tránsito es un caos; hay violencia, y las calles son cada día más insegura.

La seguridad no es solo un problema de la provincia o de la policía. La seguridad es un problema de los Municipio también y Río Grande, que supo ser pionera, ya se quedó atrás también en esta materia. 

« volver

Atención:Tu navegador es muy viejo. Para visualizar correctamente esta página necesitas Google Chrome ó la última versión de Internet Explorer