Río Grande, jueves, 20 de junio de 2019

Simulacro de Gobernabilidad

La gestión de la gobernadora Rosana Bertone empezó con el pie izquierdo pero en lugar de frenar y tratar de embocar el pie derecho prefirió seguir adelante trastabillando y tratando de hacer píe.
Simulacro de Gobernabilidad

 (21 Abril. 2016) Sin embargo la realidad marca que hace 50 días que no pude ingresar a Casa de Gobierno; que hay chicos que aún no pudieron tener un solo día de clases; que renunció el Director del Hospital por sus dificultades para conducir un hospital paralizado; que los Municipios no cobran en tiempo y forma la coparticipación; que los comerciantes deben purgar el maltrato en los bancos para hacer sus trámites; que la Dirección de Rentas no recauda; que hay oficinas cerradas; la legislatura sin sesionar ni debatir iniciativas; dependencias provinciales que deben improvisar mecanismos digitales para que los contribuyentes hagan sus trámites y más problemas que no son tan evidentes pero que sí atentan con la posibilidad de una provincia seria y viable.

Mientras todo esto pasa, la Gobernadora Rosana Bertone se esfuerza por dar señales de que está gobernando y gestionando, sin embargo es una sensación, un mensaje que busca desmotivar a los sindicalistas y entusiasmar a los ciudadanos comunes.

Sin embargo, el Estado está ausente y hay un enorme vacío de Gobierno que no se puede disimular con viajes semanales a Buenos Aires o largas entrevistas a los Medios, tampoco con acuerdos de dudosa legalidad con seccionales de los gremios en conflicto.

Gobernar, es otra cosa, muy distinta y mucho más efectiva. Gobernar es tomar decisiones; gobernar es resolver los problemas; Gobernar es avanzar y generar las condiciones apropiadas para que los gobernados reciban los servicios que el Estado debe dar.

No hay gobierno si no hay clases; tampoco si no se atiende en los bancos; incluso no hay gobierno si los hospitales funcionan mal; faltan insumos; o no hay profesionales. No hay Gobierno si  su sede y el lugar dónde funciona permanece cerrado o vacío de funcionarios y trabajadores. Mucho menos hay Gobierno si las ciudades que integran el mapa político de la provincia se arruinan con la falta de gestión y se ven privados de sus recursos.

En definitiva. En Tierra del Fuego, el Gobierno no está y las decisiones que deben tomarse solo las puede tomar quienes fueron elegidos para ello y eso es lo que la sociedad reclama más allá de las decisiones que se tomaron en enero a través de la legislatura y que evidentemente no alcanzaron ya que solo lograron paralizar la provincia y generar más problemas que soluciones.

Y esos problemas no se van a acabar por arte de magia; no va  a pasar que mañana los gremios amanezcan cansados y levanten el acampe; no va a pasar que los trabajadores se resignen a las medidas que se tomaron; no va a pasar que la Legislatura comience a sesionar a pesar de todo; no va a pasar que las clases se normalicen por obra de la naturaleza.

 Nada va a pasar mientras se siga con este simulacro de Gobernabilidad. 

« volver

Atención:Tu navegador es muy viejo. Para visualizar correctamente esta página necesitas Google Chrome ó la última versión de Internet Explorer