Río Grande, viernes, 22 de febrero de 2019

Aumentan los rechazos y las críticas a la gestión del Intendente Gustavo Melella.

Un grupo de vecinos de la Margen Sur panfletearon en el Municipio y en el Concejo Deliberante para remarcar; la poca transparencia; la ineficiencia de la gestión municipal; la falta de obra pública; el desprecio por los barrios periféricos; el incumplimiento de Ordenanzas y la falta de respuestas a los pedidos de informes solicitados desde el Concejo Deliberante. Así, poco a poco los vecinos comienzan a desilusionarse de una gestión que lleva ya más de dos años y tiene poco para mostrar y con su accionar solo reivindica el pasado del que se quiere diferenciar.
Aumentan los rechazos y las críticas a la gestión del Intendente Gustavo Melella.

 RIO GRANDE.- (10 May. 2014) Los pilares sobre los que el Intendente Gustavo Melella prometió edificar su gestión de Gobierno comienzan a mostrar las primeras fisuras y esa fragilidad se traduce en la inoperancia para resolver los problemas más urgentes. Con un secretario de Gobierno que aparenta ser el verdadero administrador del Municipio y un Intendente encariñado con la Capital Federal, los vecinos empiezan a mostrar su descontento.

La transparencia; la austeridad; el deporte, y las pequeñas obras públicas fueron los ejes sobre los que Melella prometió administrar Río Grande. Sin embargo esas columnas parecen haber sido edificadas con barro las debilidades de la estructura soñada, están a la vista.  

Los vecinos se despiertan

Este Medio, como pocos ha alertado sobre la situación de la ciudad de Río Grande, pero nuestros pregones están comenzando a dar sus frutos y los vecinos comienzan a despertarse del sueño que Melella le prometió en su campaña electoral.

Ayer por la tarde vecinos dela Margen Sur panfletearon en la Municipalidad y en el Concejo Deliberante revelando muchas de las cosas que este medio ya ha publicado.

Aseguran que “a este Intendente nunca le alcanza la plata para obra pública y recuerdan que en febrero del 2012 se le formuló el reclamo “por nota” y el Intendente argumentó que “era nuevo en la gestión”.

Y se quejan porque “más allá de las lucecitas del puente; y mucha millonada recibida; en el puente se asoman los hierros; hay cráteres de baches”. Además a “2 años de la aprobación para construir una rotonda para la Margen Sur, Melella tuvo que pedirle a los Mesías de Nación  que le financien una obra por 5 millones mientras hoy seguimos con tachos”.

En el mismo sentido recordaron que “presionado por la manifestación que realizamos en la bajada del puente, sacó un semáforo del centro y lo colocó en nuestra zona, eso sí, nos dejó sin semáforo para la escuela”.

Claro que los vecinos también manejan información concreta y mencionan que Melella lleva administrados 3 presupuestos “en el 2012 $479.744.435 millones; en el 2013 administró $690.402.803 en tanto que para el presente año tiene para gastar o mejor dicho, administrar “849.0410724 millones”.

Pero además revelan el megapase de Melella a la planta de empleados del Municipio ya que la gestión del salesiano sumó 263 nuevos agentes con lo cual el gasto del presupuesto en personal pasó en los últimos 3 años del 40% al 75%.  Hecho que esta claramente prohibido por la Constitución Municipal.

Pilares de barro

La transparencia; la austeridad; el deporte, y las pequeñas obras públicas fueron los principales pilares sobre los que Melella prometió que edificaría su gestión sin embargo en cuanto a la transparencia deja mucho que desear, con dos funcionarios denunciados penalmente; sus reiterados y prolongados viajes a Buenos Aires dónde no se informa de sus actividades; los siete millones en seguridad que el Secretario de Gobierno, Paulino Rossi, tenía para administrar en el 2013 y nada se hizo; de los fondos que dispuso para la Obra Pública en la que se cuentan con los dedos de una mano las concretadas. En los beneficios, múltiples a la empresa BGH; en la entrega  indiscriminada de terrenos en el Parque Industrial; etc. Etc.

En cuanto a la austeridad, se trata de un ítem en el que claramente está en déficit, los empleados municipales siguen sin hacer obras; la mayoría se tercerizan con presupuestos millonarios; no construyó ningún gimnasio de los que prometió; tampoco un nuevo natatorio; mucho menos obras de infraestructura para solucionar los problemas de tránsito en especial en la Avenida San Fe y Ruta 3, esta en deuda con el tratamiento de líquidos cloacales; con la recolección de basura; con los barrios periféricos; en materia de obras para eldeporte con los puentes peatonales que viene prometiendo desde el momento mismo de su asunción por mencionar  solo algunas de las promesas hechas y la ausencia de soluciones a problemas concretos.

A esto hay que sumarle que el Intendente que se decía austero,ha sidoel que más aumento los impuestos municipales,perolas cuentas siguen sin ser claras. 

En definitiva, la gestión de Gustavo Melella tiene un déficit enorme con la sociedad y los vecinos que confiaron en sus promesas, pero además tiene una deuda consigo mismo porque nada de lo que dijo se hizo realidad.

Con dos años y medio de gestión sobre sus espaldas, Melella muestra una imagen muy distinta a lo que se esperaba de él, y la gente comenzó a notarlo. 

« volver

Atención:Tu navegador es muy viejo. Para visualizar correctamente esta página necesitas Google Chrome ó la última versión de Internet Explorer