Río Grande, lunes, 22 de abril de 2019

Melella necesita de Río Grande, para una relación más correspondida que la que tuvo con Ríos.

El Intendente de Río Grande, Gustavo Melella, ya comenzó a experimentar los primeros síntomas de la asfixia a la que lo sometió la gobernadora Fabiana Ríos. En pos de la solidaridad y a favor de “un esfuerzo compartido” entre los Municipios y la provincia. Melella se dejó seducir por el intelectualismo de la gobernadora Ríos para no darle pelea, como hacía su antecesor, a la quita de recursos municipales. La generosa actitud del Intendente de Río Grande no impidió que el Gobierno de la provincia siguiera descendiendo por la vertiginosa pendiente del desmedido gasto público. Ahora, Melella debe pedir los auxilios de los Legisladores a quienes, en algún momento, criticó públicamente.
Melella necesita de Río Grande, para una relación más correspondida que la que tuvo con Ríos.

 RIO GRANDE.- (13 de mayo) En las últimas horas el Intendente Gustavo Melella instruyó a sus funcionarios para que gestionen una reunión con los legisladores provinciales, concretamente, con la Comisión de Presupuesto que preside el radical Pablo Blanco.

La urgencia tiene que ver con un nuevo intento, de la provincia, por avanzar sobre los recursos municipales para hacer frente a la multimillonaria deuda por jubilaciones provinciales.  


La luz de alarma venía parpadeando desde hace meses a raiz de la creciente deuda que la administración Ríos tiene con el Municipio de Río Grande, pero el Intendente siguió confando en la mandatira fueguina y en los cantos de sirena que se escucharon en la apertura del Período de Sesiones Ordinarias del corriente año.

Así, envió en varias oportunidades, a sus funcionarios de Finanzas a tratar de acordar una forma de pago de una deuda que ya supera los 85 millones de pesos. Pero Runín y compañía volvieron con las manos vacías y al Municipio de Río Grande empieza a faltarle el aire.

 

Pero los males del Municipio, lejos de solucionarse, tienden a agravarse ya que la Goberndadora Fabiana Ríos no toma ninguna medida razonable para reducir el gasto público de la provincia y “sigue la fiesta sin pagar ningún costo político” confió a este medio un alto funcionario municipal.


Tanto es así que ahora se analiza un proyecto, en la Legislatura fueguina sobre la posibilidad de hacer una nueva “retención de fondos a los Municipios para destinarlos a financiar el déficit en el pago de las jubilaciones”. 


Oficialmente, los Municipales rechazan “las intenciones de realizar un nuevo fondo previo a la distribución primaria de coparticipación” entendiendo que la administración Municipal esta “imposibilitado económica financieramente “para hacer frente a este nuevo sacrificio que propone la administración provincial.


Dicho bruscamente, el Municipio esta harto de que el Gobierno meta la mano en los fondos de los Municipios para resolver sus propios problemas económicos dado que “el fondo de afectación específica aprobado en la ley de presupuesto tuvo un impacto en nuestras finanzas municipales que en Enero enero significó $5.857.674; en febrerola sangría fue de 5.658.362,95 en tanto que en marzo fue de $5.694.832,53”.

 

Haciendo la proyección del impacto que esta reducción presupuestaria tendría sobre el Municipio de Río Grande, se habla de $70.000.000”.


Pero eso no es nada si se toma el total de las consecuencia de que el desequilibrio económico esta provocando en las finanzas municipales dado que “el total de deuda asciende a $ 85.035.749,88, lo que sumado a la detracción de 70.000.000 del fondo de afectación especifica mas los 12.000.000 de gastos operativos, suman mas de 167.000.000 de pesos de disminución financiera para el presente ejercicio” revelan desde el Municipio en la nota dirigida a los legisladores.

La imparable bola de nieve que baja de la Cordillera de los Andes agarra al Intendente con la guardia baja.

Con su buena fe por delante y con la convicción de ayudar a la administración provincial para salir de la crisis económica, Melella se solidarizó con Ríos; la acompañó; fue solidario; se bancó la crítica de la opisición y de muchos Medios; confió y fue a contramano de su antecesor a quienes los seguidores de Ríos calificaban de “histérico y estar sentado sobre la caja de los fondos municipales”.


Melella cumplió su compromiso moral con la provincia, más que con Ríos, pero no fue correspondido y hoy deberá ir a la Legislatura para pedir el auxilio de los mismos legisladores con quienes también tuvo un cortocircuito público, en especial con los de su propio partido.

Melella, sin embargo, ya no pdrá confiar, y deberá respaldarse en los órganos plíticos del Municipio, ya no puede hacer su propia cruzada; necesita de las fuerzas vivas; del Concejo Deliberante; de los trabajadores; de los prestatarios de los servicios municipales; de la UCR, en definitiva, Melella necesita de Río Grande en una relación que, seguramente, será mejor correspondida que la que tuvo con Fabiana Ríos.

« volver

Atención:Tu navegador es muy viejo. Para visualizar correctamente esta página necesitas Google Chrome ó la última versión de Internet Explorer