Río Grande, viernes, 22 de febrero de 2019

el paisaje un bien natural y cultural.

Por Julio César Lovece

(07 de Junio) Mucho se habló en estos días de la Constitución Provincial, de sus contenidos y del respeto y cumplimiento que se merece, invocándola como a una de las más modernas del país. Creemos oportuno entonces, dentro del marco de este debate generado por el promocionado proyecto de Interconectado Eléctrico Provincial, hacer llegar a cada uno de ustedes, algunos de los artículos de esta Constitución que deberíamos recordar al momento de hablar del proyecto de Interconectado Eléctrico Provincial. Artículo 25.- Todo habitante tiene derecho a gozar de un medio ambiente sano. Este derecho comprende el de vivir en un ambiente físico y social libre de factores nocivos para la salud, la conservación de los recursos naturales y culturales y los valores estéticos que permitan asentamientos humanos dignos, y la preservación de la flora y fauna. Artículo 49.- La ley otorga y garantiza a toda persona, sin perjuicio de la responsabilidad del Estado Provincial, la legitimación para obtener de las autoridades la protección de los intereses difusos, ecológicos o de cualquier índole, reconocidos explícita o implícitamente en esta Constitución. Artículo 55.- Para la instalación de centrales energéticas de cualquier naturaleza, embalses, fábricas o plantas industriales que procesen o generen residuos tóxicos o alteren los ecosistemas, será indispensable autorización expresa del Estado Provincial, previo estudio del impacto ambiental, debiendo el proyecto para ser autorizado, garantizar que esa instalación no afectará directa o indirectamente a la población o al medio ambiente. Artículo 6O.- El Estado Provincial promueve, protege y difunde las manifestaciones culturales, individuales o colectivas, que comprenden las costumbres, instituciones, creencias, actitudes y realizaciones del pueblo, que afirmen la identidad provincial, regional y nacional. Preserva, enriquece y difunde el acervo histórico, arquitectónico, arqueológico, documental, lingüístico, artístico y paisajístico… “El paisaje es un bien natural y cultural”, dice el Dr. Ricardo Luis Lorenzetti. Estamos absolutamente de acuerdo. Más adelante afirma: “La relevancia jurídica del paisaje está dada por su degradación, real o potencial, que priva a los ciudadanos de su goce y disfrute. Esta constatación obliga a calificarlo como bien jurídico protegido con algunas características: Es un bien colectivo… En este sentido, es un bien no monetizable, es decir, no puede legitimarse su perjuicio con el pago de una indemnización sustitutiva, sino que, por el contrario, se admite en primer lugar la prevención, luego la recomposición de las cosas al estado anterior… La definición del bien ha sufrido transformaciones que permiten caracterizarlo de modo subjetivo y social. Ello significa que el paisaje es tal definido por el modo en que los sujetos que lo disfrutan, pueden observarlo. De tal modo se supera una concepción elitista y se enfoca en intereses comunitarios: comienzan a tener relevancia las identidades culturales, los valores colectivos, la memoria histórica. En definitiva, la definición del paisaje está claramente vinculada a una valoración con criterios jurídicos.” Confiamos entonces que nuestras máximas autoridades no olvidarán su juramento: “…observando y haciendo observar en cuanto de vos dependa la Constitución Nacional y la Constitución Provincial?”

« volver

Atención:Tu navegador es muy viejo. Para visualizar correctamente esta página necesitas Google Chrome ó la última versión de Internet Explorer